lunes, 4 de abril de 2011

Consumo de papas en Inglaterra

La British Nutrition Foundation dio a conocer los resultados de un estudio sociológico respecto a cómo han ido cambiando los hábitos de consumo de ciertos vegetales en las últimas décadas en Gran Bretaña. En particular, el informe profundiza en las razones que habrían llevado a la disminución de la ingesta de papas en la actualidad, la misma que en los años 60 era considerada parte del ABC del menú británico.

La revista Nutrition Bulletin, de la citada fundación, publicó a fines del 2010 el texto titulado "Potato consumption in the UK, why is meat and two veg no longer the traditional british meal?" donde se profundiza en los hábitos de consumo de la población británica durante el siglo XX. 

De acuerdo a estadísticas, los británicos consumían diariamente papas rostizadas con carne en sus almuerzos y cenas, pero desde los 70 y con más fuerza en los 80, dejaron de hacerlo reemplazando estos tubérculos por arroz blanco o pasta en grandes proporciones. Las pocas papas que seguían consumiéndose pasaron de ser rostizadas (cocida  y dorada a la parrilla, al horno o a la olla) a fritas.

Parte de este cambio es atribuido en una primera etapa, a la transformación que experimentaron las rutinas de trabajo entre 1970 y 1980 que hicieron que los trabajadores no tuvieran tiempo para ir a almorzar a sus hogares donde ingerían comida casera caliente. De esta forma se acostumbraron a comer un refrigerio frío al mediodía y a cenar carne con los nuevos productos (arroz y pasta).


Entre el 2005 y el 2010, se calculó que el consumo de este alimento en Gran Bretaña iba cayendo 7,8% por año. De hecho, cada británico come como máximo100 gramos de papas por día, lo que representa menos de dos unidades medianas. Cabe considerar que nutricionalmente hablando, cada papa contiene altas concentraciones de potasio y vitaminas B y C e hidratos de carbono que se transforman en energía con mayor o menor rapidez dependiendo de la cocción y la preparación final.

Para la autora del texto, la investigadora Helen Riley, los británicos perdieron la costumbre por este alimento que ha sido subestimado a pesar que esta nación es una de las principales exportadoras e importadoras del tubérculo. Hoy las papas se ingieren casi exclusivamente fritas, lo que ha repercutido en los índices de colesterol, diabetes e hipertensión de esta población.

Un fenómeno similar se ha dado en latinoamérica, donde el consumo de papa fresca ha ido descreciendo conforme se ha introducido la papa procesada (puré de papas industrial, papa congelada para freir o cocer, papa deshidratada, almidón de papa, etc.) Aunque no todos los países han experimentado el fenómeno en la misma magnitud, se evidencia que transformaciones socioeconómicas como el ingreso de la mujer al mundo laboral y  la concentración de la población en las ciudades, también ha influido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...